top of page

Qué hacer con estos pedazos de Piedad Bonnett



Esta novela explica muy bien la forma de relacionarse con la familia a partir de los sentimientos de la protagonista principal del libro, quien es una mujer clase media.

Lo que resulta muy interesante de esta novela es la introspección que hace el personaje principal, la cual, se desata a partir de la remodelación de la cocina y este hecho aparentemente inocuo abre la ventana a un mundo rico de emociones e interpretaciones.

Se trata de un libro que tal vez tenga tintes feministas pero va más allá de eso porque en realidad habla de todas las relaciones y retrata de manera cruda los problemas que se tienen en la vida y la protagonista es capaz de defenderse de las situaciones por las que pasa.


La reseña de la novela en la página de Ghandi dice así:


"Tal vez haberse acomodado, resignado, claudicado no había sido sino una forma de expiar esa culpa.

A sus sesenta y cuatro años, Emilia se enfrenta a la remodelación de su cocina, presionada por el marido. Y así, en medio de un ambiente doméstico asfixiante, que aparenta tranquilidad, pero está cargado de pequeños gestos de violencia, se desenvuelven los días de esta mujer atrapada en sus ambiguas relaciones personales.

En la escritura de Piedad Bonnett se concentran las virtudes que más admiro en la literatura: profundidad y concisión. La desdicha que se narra en esta novela podría noquearte, pero está vestida con imágenes que la vuelven un sacudón reconfortante. Es un retrato inclemente de los lazos familiares (son como grilletes), del deterioro de las relaciones, de las casas, del cuerpo, de la propia mirada, del matrimonio (una pared escoriada por la que hay que trepar cada día hiriéndose las manos). Además del peso culposo que cargamos cuando nuestros padres envejecen y la herida siempre abierta de ser madre, el texto mete el dedo en vínculos menos obvios, aunque igual de lacerantes. Como el de los esposos añosos, fermentados de rencor, que ya no toleran ni una conversación lacónica; o el de la patrona y la empleada, unidas por una lealtad displicente. El recorrido nos deja frente a un vacío en el que flota esa pregunta que te redime o te remata: ¿valió la pena? Lectores del mundo, lean este libro, que sí lo vale.. Margarita García Robayo"

9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page